viernes, 30 de marzo de 2012

La izquierda y la polémica sobre Libia, Siria e Iran


La izquierda y la polémica sobre Libia.
Internacionalismos de geometría variable

Es difícil desde las categorías habituales de la izquierda (lucha de clases binaria, representación de la clase obrera por un partido, socialismo etc.) comprender las revoluciones árabes y los propios movimientos sociales que, bajo distintas formas, están produciéndose hoy en Europa, en España y en Grecia, pero también en Gran Bretaña. Unos movimientos sociales de nuevo tipo que probablemente seguirán extendiéndose y que tienen muchos puntos en común con lo que ya pudimos presenciar en las diversas crisis políticas latinoamericanas: en el caracazo, el diciembre argentino, las luchas por el agua en Bolivia etc. Son luchas que, a pesar de la distancia geográfica y cultural y de los distintos discursos políticos en que se traducen responden a una misma situación: el dominio tendencialmente absoluto del capital financiarizado sobre las economías de los distintos países y las vidas de sus habitantes. No es de extrañar, por lo tanto, que los aparatos de propaganda del Imperio hayan hecho hasta ahora todo lo posible por ocultar las conexiones efectivas entre los distintos polos de una enorme marea de resistencias que amenaza al sistema capitalista en su conjunto. Más sorprendente y hasta lamentable es que estas conexiones hayan resultado indescifrables para un amplio sector de la izquierda latinoamericana y europea.

Del lado árabe, la relación entre los distintos procesos estuvo siempre bastante clara. Entre los puntos de referencia de muchos manifestantes tunecinos y egipcios estaban la revolución bolivariana de Venezuela o la revolución cubana: el paralelismo histórico era perceptible. Del lado latinoamericano, sin embargo, no se vieron, en general, estas revoluciones populares espontáneas y autoorganizadas con la misma simpatía. La reacción fue de desconfianza, cuando no de miedo, no fuera a ser que detrás de los dirigentes árabes derrocados estuvieran situados los gobernantes latinoamericanos de izquierda, en alguna lista secreta de los responsables de la CIA. La teoría de la conspiración pudo más que el análisis de las luchas de clases efectivas que se desarrollaban en Túnez, Egipto y un gran número de países árabes, así como en la propia Europa. La reacción defensiva, prevaleció sobre la percepción de una coyuntura revolucionaria, por otra parte evidente Si los déspotas iban cayendo uno tras otro y el proceso revolucionario se contagiaba como un reguero de pólvora, tenía que haber sido orquestado por algún poder oculto. A nadie se le pudo ocurrir que existe un espacio geopolítico y de civilización específicamente árabe, con estructuras y coyunturas sociales y políticas afines en el que el contagio es relativamente fácil. En el poco francófono Egipto, se podían ver carteles de "Mubarak, dégage" (Mubarak, lárgate) en buen francés de Túnez, en el Bengasi liberado, una señora canta el himno nacional...tunecino que honra a los mártires de la independencia. Hay una intertextualidad de las revoluciones árabes, como la hubo - y la hay- de las latinoamericanas. Sin embargo, para un sector de la izquierda acostumbrado por la guerra fría a pensar en términos de bloques, la improbable conspiración del imperio contra regímenes amigos e incluso vasallos como el de Ben Ali o el de Mubarak podía ser la antesala de un ataque contra los gobiernos revolucionarios de América Latina. Frente al bloque del Imperio, sólo cabía la desconfianza ante las nuevas revoluciones, tanto más cuando sus protagonistas no eran "obreros organizados y conscientes", sino en gran medida trabajadores precarios, estudiantes y miembros de las clases medias urbanas depauperadas por la economía financiarizada a través del arma implacable de la deuda con su cohorte de liquidación de derechos sociales y de servicios públicos.

La teoría de la conspiración, sin embargo, pareció encontrar una confirmación cuando un sector importante del pueblo libio se alzó contra el déspota local y dirigente de una supuesta "revolución". Esta fingida postura "revolucionaria" nunca impidió a Muammar el Gadafi matar comunistas y otros militantes de la oposición ni establecer pactos con personajes como Berlusconi y los dirigentes de la Unión Europea sobre "la gestión de las fronteras de la UE", cuyo contenido real da escalofríos. Gadafi no mostró grandes reparos ante la invasión de Iraq, ni se negó nunca a ayudar a norteamericanos y británicos en su "guerra contra el terror", haciendo que sus expertos servicios policiales sometieran a "minuciosos interrogatorios" a los prisioneros que les entregaban. Por no hablar de las medidas de política interior, como la entrega del petróleo libio a empresas occidentales.

Nada, sino esta identificación con una revolución de pacotilla y el miedo a ser los siguientes en la lista, justifica la solidaridad que, desde el primer momento, el presidente Hugo Chávez manifestó hacia el tirano libio acosado por la insurrección de buena parte de su pueblo.

Gadafi dio, sin embargo, al Imperio la oportunidad que le hacía falta para entrar en la región e intentar interferir en los procesos revolucionarios en curso: lo hizo reprimiendo con brutalidad a la población insurrecta y forzándola a defenderse por las armas, lo que nunca se había producido en las demás revoluciones árabes. Francia y en menor grado el Reino Unido aprovecharon esta oportunidad inesperada para recuperar ante los pueblos árabes algo de influencia, pues precisamente las revoluciones de Túnez y de Egipto habían derribado a sus protegidos en la zona. Para intervenir en Libia, naturalmente, tuvieron que metamorfosear de nuevo a Gadafi y, en pocos días hacer del "amigo de occidente un poco extravagante" del que hablaba Aznar un déspota que oprime y asesina a su población.

La ayuda a la población insurrecta contra el déspota respetó la plantilla de las intervenciones habituales de la OTAN: bombardeos de objetivos civiles y militares, violación de la carta de las Naciones Unidas y de la propia Carta Atlántica al proponerse un "cambio de régimen" como objetivo de una operación destinada a "proteger a las poblaciones" y el largo etcétera que conocemos desde la guerra de Yugoslavia y las guerras del Golfo, pasando por Afganistán. El coste para la insurrección libia de esta "ayuda" mediante el bombardeo humanitario es evidente. También es enorme el riesgo de que la revolución Libia quede secuestrada por quienes le han ayudado a triunfar. Algo de sobra conocido para quien conozca la historia de Cuba o la de Filipinas, países en los que los Estados Unidos "ayudaron" a las poblaciones locales a liberarse de los españoles para después recolonizar en grados diversos ambos países. A pesar de este coste y de este riesgo, tiene razón Santiago Alba y tienen razón nuestros amigos y compañeros árabes en sostener que todo habría sido peor si se hubiera permitido a Gadafi aplastar la revuelta, pues el pedigrí represivo del amigo de Aznar y Berlusconi no deja lugar a ninguna duda. Por no hablar del terrible ejemplo que habría dado a los demás tiranos árabes.

La situación de Libia y la de las demás revoluciones árabes es compleja, pero ¿acaso hay un solo proceso revolucionario que no lo sea? ¿acaso ha habido una sola revolución cortada por un patrón preexistente? La propia revolución cubana fue vista en sus primeros momentos por la izquierda como una simple revolución democrática y antiimperialista burguesa...En este momento, tanto en Túnez, como en Egipto o en Libia existen gobiernos que ya no representan enteramente a la dictadura, pero que tampoco son expresión de la voluntad del pueblo insurgente. El Consejo Nacional de Transición, alianza inestable de oportunistas prooccidentales, islamistas más o menos radicales y tránsfugas del régimen de Gadafi no representa la revolución libia, cuyos verdaderos protagonistas, los shabab (jóvenes) que resistieron contra Gadafi no han dicho aún su última palabra. Cierto es que estamos en las primeras fases de esos procesos revolucionarios y que existe una enorme incertidumbre, pero esto, más bien, sería una razón para que los países que ya han pasado por trances semejantes y han conseguido realizar importantes transformaciones presten su apoyo a estos procesos y dentro de ellos a las fuerzas de izquierda que, por fin, están renaciendo en el
mundo árabe. No dice otra cosa mi querido amigo y camarada Santiago Alba, y, por decirlo, ha sido tachado de "agente de la CIA" o de émulo del filosofastro Bernard-Henri Lévi.

Siempre se descubre algo: no sabía yo que la CIA contratara a defensores públicos del comunismo y de los procesos revolucionarios anticapitalistas y antiimperialistas del mundo entero, ni que tuviéramos que dar la bienvenida a Bernard-Henri Lévi al bando de quienes combatimos el imperio del capital. Que el sectarismo no nos ciegue: ni la CIA es tan tonta, ni Bernard-Henri Lévi se ha caído del caballo...camino de Damasco.


MENSAJE PARA TODA LA HUMANIDAD: "LA TERCERA GUERRA MUNDIAL"



La guerra sin fin en la humanidad occidental
 después de que Libia - Siria, Irán

La guerra sin fin en la humanidad occidental después de que Libia - Siria, en el artículo IranCet fue escrito en enero de Nicaragua harina de Tortilla con Sal Solo editor de Toni. Es quizás uno de los más completos análisis del idioma Inglés, que abarca el contexto histórico de la actual agresión imperialista contra Siria e Irán, los pasos (incluyendo la fabricación de consentimiento de los ciudadanos) que conducen las guerras en el oeste, las lecciones de la guerra en Libia, el fracaso de la comunidad internacional "izquierda" en la movilización de la solidaridad para las víctimas de estas guerras y las implicaciones de los recientes acontecimientos en el todo el "desarrollo" del mundo, con especial énfasis en América Latina progresista. - Lizzie Phelan

Por Toni Solo

De acuerdo con Libia, las oligarquías ricas de Europa y América del Norte continúan su secular guerra contra la humanidad, ahora atacar a Siria e Irán. Ellos y sus aliados en la región nunca se concedería una participación equitativa de los recursos económicos en el mundo para la mayoría del mundo pobre. La consecuencia inevitable de esta realidad estratégica en el mundo es un asalto sin fin por los países de la OTAN y sus aliados en contra de un gobierno extranjero o movimiento político que se resiste a su voluntad.
La experiencia de Libia muestra que cuando las condiciones lo permiten, las oligarquías democráticas anti-occidentales siempre va a querer destruir a los países independientes, cuyas condiciones los gobiernos tratan de poner en peligro o negociar. Tal como Libia, Irán y Siria tienen una larga experiencia histórica de la perfidia imperialista, por los poderes imperiales occidentales, Estados Unidos Gran Bretaña y Francia. Así que estos países no es probable que ceder a las demandas de los países de la OTAN.
Los iraníes han recuperado el control de su país después de la revolución islámica de 1979. En Siria, el nacionalismo feroz que tomó forma como un gobierno socialista laico. Irán y Siria han tratado de promover tanto el desarrollo económico muy complejo, mientras que la gestión de la diversidad religiosa, étnica y cultural.

Siria - el contexto histórico

Siria, ahora con una población de más de 23 millones de habitantes, se independizó de Francia en 1946. Las dos primeras décadas de la independencia de la nueva república se caracterizaron por una sucesión de gobiernos inestables. La unión política experimental con Egipto en la década de 1950 falló. En última instancia, el socialista Partido Baath tomó el poder en 1963. Más tarde, en 1970, Hafez al-Assad se convirtió en presidente después de una lucha interna de poder dentro del gobierno.

Bajo el gobierno de Hafez al Assad, Siria ha aumentado su procesamiento por un alto crecimiento económico basado principalmente en la agricultura y el petróleo. Después de 2000, cuando su hijo Bashar al-Assad se convirtió en presidente, Siria sigue apoyando el buen desempeño económico. Sin embargo, los recientes intentos de poner en práctica las reformas liberales en respuesta a las críticas tanto de la oposición interna y la presión extranjera han tenido un éxito limitado. Los Estados Unidos y sus aliados han buscado activamente para explotar las oportunidades creadas por los intentos del propio gobierno sirio de reforma.

Siria se vio constantemente amenazado por la agresión militar sionista desde que Israel se fundó en 1948 y se sometió a los ataques aéreos israelíes en varias ocasiones durante la última década. La invasión y ocupación israelí del vecino Líbano en 1982, seriamente amenazados los intereses de Siria. El gobierno sirio contrarrestada por la intervención militar propia. La ocupación israelí del sur del Líbano sólo terminó en 2000 después de décadas de feroz resistencia organizada principalmente por el Hezbollah islámica político-
militar del movimiento. Hezbolá es un aliado clave de Siria e Irán.

Junto con la amenaza planteada por la ocupación israelí de Líbano, Siria también ha sido constantemente amenazada por la continua ocupación de Israel de las Alturas del Golán, territorio sirio capturado por Israel en 1967 y detenido ilegalmente desde entonces. Esta ocupación ha sido condenado a la Resolución 497, una de las muchas resoluciones de la ONU con desprecio violados por el gobierno sionista de Israel bajo la protección de sus aliados militares más importantes, los Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña. En términos prácticos, Israel siempre ha sido un miembro de facto de la OTAN.Es en este contexto histórico que Siria ha mantenido una importante presencia militar en el Líbano hasta el año 2005.

En febrero de este año, un coche bomba fue utilizada para asesinar al líder político libanés Rafik Hariri, un crítico de Siria, señaló. Las potencias occidentales en el Consejo de Seguridad presionó para que un tribunal especial para investigar el asesinato. El asesinato de Hariri fue llevada a cabo por los aliados de políticas de la OTAN en el Líbano y la región para extraer la fuerza de Siria del Líbano. Desde entonces, la OTAN y sus aliados regionales, entre ellos Arabia Saudita y las monarquías feudales colegas en los Estados del Golfo, han utilizado el Tribunal Especial de las Naciones Unidas para intimidar y amenazar a Siria y sus aliados regionales, principal a Hizbulá en el Líbano.

El Tribunal Especial de la ONU, después de que inicialmente la nivelación sospechas en contra de Siria, ha cambiado recientemente su objetivo de atacar a Hezbolá. Nunca se consideró una evidencia muy grave que sugiere una posible implicación de Israel en el asesinato de Hariri. Este comportamiento por el Tribunal Especial de la ONU sobre el Líbano de forma paralela muy de cerca lo que sucedió con la manipulación deshonesta de la investigación del atentado de Lockerbie por motivos políticos en el caso de Libia.

A diferencia de Libia, al igual que Irán, Siria encontró apoyo diplomático bastante fuerte de Rusia y China, así como los países latinoamericanos, entre ellos Brasil, Cuba, Nicaragua y Venezuela. Aunque la OTAN y sus aliados para imponer sanciones, Rusia ha firmado recientemente acuerdos de armas con Siria, en la práctica una clara señal de que rechaza la política de la OTAN hacia sus aliados regionales, Siria e Irán. Diplomáticos rusos han condenado públicamente-frente a las sanciones impuestas a Siria.

La posición de China es menos claro, dada su alta dependencia de los suministros de petróleo confiables. Persistente de EE.UU. y aliados provocaciones pueden conducir a Irán a tomar represalias en contra de las sanciones por el cierre del Estrecho de Ormuz, de importancia estratégica. De esta manera, las potencias de la OTAN para crear incertidumbre sobre la seguridad de los suministros de petróleo a China y la estabilidad de los precios del petróleo en los mercados internacionales. Lo que está sucediendo en Siria es directamente relevante en términos de cómo puede influir en las políticas de Irán.

La reciente visita del primer ministro chino Wen Jiabao a Arabia Saudita, Qatar, Emiratos Árabes Unidos a la que ha estado directamente relacionada con este dilema. Obviamente, son las potencias de la OTAN y la sede de aliados de la OTAN que están causando grave inestabilidad en los mercados internacionales del petróleo. Esta inestabilidad podría perjudicar a los EE.UU. y Europa, así como sus rivales asiáticos, si el propio Irán de represalias económicas.

Vecino musulmán de Siria, Turquía, ha jugado un doble juego más complejo en los últimos años que la región de las tiranías feudales antagonistas Árabe Socialista de Siria. Él ha tratado de equilibrar sus intereses regionales como una gran potencia musulmana de Asia Central sobre sus antiguas aspiraciones de unirse a la Unión Europea y su condición de miembro de la OTAN. Desde hace algunos años antes de la guerra contra Libia, Turquía parece estar interesado en desarrollar una relación estratégica con Siria e Irán.

El ataque israelí de 2010 contra el barco Mavi Marmara llevar a activistas por la paz en Palestina parece exacerbar las diferencias entre Turquía y sus aliados de la OTAN. Sin embargo, durante la actual crisis en Siria, Turquía apoyó decididamente la agresión de la OTAN contra su vecino. El gobierno del primer ministro Erdogan, ha permitido la creación de grupos terroristas que atacan a Siria del territorio turco.
El gobierno turco también ha defendido y aplicado sanciones contra Siria y su gente dañando parte de la campaña cada vez más siniestro para derrocar al gobierno del Partido Baaz sirio encabezado por Bashar al-Assad. Pero Turquía también tiene un gran interés en una relación estable con Irán. Sus complejos de los intereses regionales, finalmente puede forzar el primer ministro Erdogan, para moderar la política actual de Turquía a Siria.

La crisis actual Siria

Los disturbios comenzaron en Siria en enero de 2011 como parte de un intento a nivel regional por las potencias de la OTAN y sus aliados locales para explotar la presión popular para el cambio político. En marzo de ese año, los eventos en la ciudad de Deraa causó dudosas afirmaciones de las fuerzas gubernamentales dispararon contra manifestantes desarmados, como ocurrió en Libia.Alentó a los terroristas, entrenados y equipados por Arabia Saudita y sus aliados como Qatar y protegidos por Turquía, atacaron a las fuerzas de seguridad del gobierno en Baniyas, Homs, Hama y, entre otras ciudades.

Pero el apoyo popular al gobierno sirio y por el presidente Assad sigue siendo más del 50% a pesar de una masiva campaña de desinformación llevada a cabo por los medios de comunicación internacionales de los negocios de la OTAN y organización de derechos humanos. Las potencias de la OTAN y sus aliados regionales han buscado por mucho tiempo para desestabilizar el gobierno socialista de Siria independiente. La razón de su acción es similar a la utilizada para destruir Libia.Han alentado, entrenado y suministrado los grupos subversivos terroristas, utilizando una amplia campaña de guerra psicológica tanto para ocultar y justificar el alcance de su intervención agresiva.

Secretario General Ban Ki-moon, ha demostrado una vez más fuera de toda duda que es un siervo abyecto de los Estados Unidos y sus aliados.Arrastró a su oficina y la propia ONU profunda en el descrédito como una herramienta de flagrante de la intervención colonial en el mundo al servicio de las élites empresariales occidentales. De acuerdo a Ban Ki Moon, las Naciones Unidas está siendo violado su propia Carta, como lo hizo en Libia, en colusión con la OTAN y la Liga Árabe, dominada por Arabia Saudita para garantizar las condiciones para una agresión militar contra Siria, tal vez llevado por Turquía.

La represión imperial

La crisis en Siria sobre todo no se debe a los llamados populares a la reforma, pero ante la presión extranjera y la intervención. Las técnicas utilizadas en contra de Siria por las potencias occidentales y sus aliados regionales están lejos de ser nueva. Ellos fueron utilizados durante los últimos cincuenta años para maltratar y deshumanizar a los palestinos, para demonizar a Cuba y Corea del Norte y justificar un programa de fin de la agresión en todo el mundo.

Ahora, las potencias de la OTAN, con su larga y vergonzosa historia de la conquista colonial, se han actualizado y perfeccionado conjunto de herramientas de la represión imperial. Antes de Siria, que utilizaron contra Iraq, Afganistán, Somalia, Sudán, Haití, Honduras, Costa de Marfil y, más recientemente, Libia. La campaña comienza con la maquinaria de guerra psicológica más por los grandes medios occidentales y las organizaciones no gubernamentales para apoyar las medidas del gobierno de agresión contra el país de destino.

La guerra de la propaganda siempre se compone de las acusaciones distorsionadas y exageradas de violaciónes de derechos humanos, la corrupción y la falta de democracia. Estos cargos suelen aumentar para incluir las demandas que el gobierno de la meta de causar una desestabilización regional. Cuando las condiciones preparadas por esta guerra psicológica, se mueve permiso de la agresión en el ámbito económico con las convocatorias de las sanciones, ya sean legales o ilegales.

Después de esta fase de la guerra económica, el siguiente paso es una de la subversión armada a través de apoderados locales. La pérdida de vidas causada por esta subversión terrorista se puede utilizar para activar medidas a través del sistema jurídico internacional, si es posible a través de la Corte Penal Internacional, claramente un instrumento del imperialismo occidental. Todo este proceso abre el camino para la intervención militar directa, se propone en la preferencia al Consejo de Seguridad de la ONU por un organismo regional dominado por los aliados occidentales.

La Liga Árabe ha servido para este propósito en contra de Libia y se utiliza actualmente en los esfuerzos de la OTAN para destruir a Siria. Es casi seguro que se utilizará para completar los preparativos para una agresión contra Irán a desarrollar. Pero Irán es un objetivo mucho más complejo de lo que Siria, debido a que es uno de los países más grandes del mundo, tanto en la extensión territorial y con una población de más de 70 millones de euros.

Irán

La historia de Irán en el siglo pasado, común a la mayoría de la región, fue una de la opresión colonial y la explotación extranjera. Tras el golpe antidemocrático en el año 1953, el país ha experimentado a lo largo de 25 años de dependencia neocolonial, alentado por la dictadura de Mohammad Reza Pahlavi. Pahlavi era un aliado incondicional de los países de la OTAN en el molde de dictadores como Anastasio Somoza, Mobutu Sese o de Ferdinand Marcos. El presidente de Nicaragua Daniel Ortega, a menudo se refiere a las revoluciones gemelas de 1979 para recordar que tanto las naciones de Irán y Nicaragua liberó a su país de la dictadura cruel de ese año.

Después de la Revolución Islámica en Irán, las potencias de la OTAN apoyó la guerra en el largo presidente iraquí Saddam Hussein contra Irán, que duró desde 1980 a 1988. A menudo se olvida de que Siria fue uno de los pocos países árabes para apoyar a Irán durante la guerra. Aliados regionales en la OTAN, Israel, Arabia Saudita y las tiranías del Golfo, Irán todo el miedo, porque tiene un gobierno poderoso se ha comprometido con el cambio regional basado en los ideales de la Revolución Islámica propia.

A pesar de la moderación de la política regional de Irán después de la guerra revolucionaria contra Irak, que defiende su soberanía sin compromiso.Política cínica externa de los países de la OTAN a Irán pasó por diferentes fases de la Vivienda, el oportunismo y la hostilidad incómoda que culminó en la actual fase de la agresión, la pura y simple solo por debajo de un conflicto armado. Los EE.UU., en particular, ha aprovechado el desarrollo de la energía nuclear de Irán como una de las causas de la guerra.

Irán ha tratado de desarrollar la energía nuclear desde la década de 1950. Sin embargo, Estados Unidos e Israel han comenzado a explotar el programa iraní de energía nuclear como un pretexto para las sanciones agresivas en 2003, el mismo año en que las potencias de la OTAN y sus aliados invadieron Irak con el falso pretexto de que "temían las armas de destrucción masiva. Los Estados Unidos y sus aliados siempre han explotado la Autoridad Internacional de Energía Atómica Atómica políticamente contra Irán, con sus procedimientos para crear pretextos para una agresión militar y económica.

El actual Director General del OIEA Yukiya Amano, considera aún más sensible a la presión de los gobiernos de los países de la OTAN como su predecesor, Mohamed al Baradei. Las posibles maneras de atacar el programa nuclear de Irán se discuten abiertamente en el negocio de los medios occidentales como parte de una guerra psicológica contra Irán constante. Los ataques armados han incluido asesinatos terroristas de científicos nucleares iraníes y otros ataques terroristas dirigidos por el miembro de la OTAN de facto de Israel.

La hipocresía notoria extrema de los gobiernos de los países de la OTAN ha llegado a extremos sin precedentes en el caso de Irán. Las potencias de la OTAN para proteger ilegal de Israel programa de armas nucleares, pero para atacar a Irán a desarrollar energía nuclear con fines pacíficos.Ellos y sus aliados flagrante conducta guerra terrorista contra Irán con organizaciones terroristas, ya que condenar la mujaidines del pueblo, ya que utiliza Al Qaeda en el Líbano, Libia y Siria en la actualidad.

Del mismo modo, los Estados Unidos e Israel han utilizado su altamente desarrollado una capacidad de guerra cibernética para sabotear la industria de Irán y la capacidad de investigación, con el gusano Stuxnet software malicioso para los sistemas informáticos de los daños en Irán. Este modelo de guerra psicológica, falsos pretextos para la agresión, las sanciones económicas y el terrorismo pura y simple se usa contra todos los gobiernos dirigidos por los países de la OTAN de la élite y sus aliados corporativos. En la década de 1930, un comportamiento similar por parte de Alemania e Italia, fue llamado por su verdadero nombre - el fascismo.

Sin embargo, Irán tiene muchas ventajas sobre Siria, en términos de su capacidad para defenderse. La más obvia de estas ventajas es su tamaño, tanto en términos de su territorio y su población. Es el papel como
proveedor de la petrolera internacional y gas a China y muchos otros países, lo que complica los planes de ataque militar de la OTAN. Más del 30% de los suministros internacionales del petróleo pasan a través del Estrecho de Ormuz, controlado por Irán.La geografía de Irán, también trabaja en su favor porque, de nuevo, el Estrecho de Ormuz es una trampa potencialmente peligroso para las fuerzas navales de ataque de la OTAN.

La tecnología de misiles a Irán y su capacidad es genial. Su dominio de la guerra electrónica fue evidente en la guerra de 2006 entre Israel y el Líbano. Allí, aliado de Hezbolá a Irán la práctica, neutralizar la guerra electrónica de Israel y se controlan constantemente las comunicaciones militares israelíes. Por todas estas razones, cualquier ataque contra Irán será sin duda mucho más complejo en su planificación y puesta en práctica y mucho más costosa en términos financieros como en términos de bajas a los atacantes que las guerras contra Afganistán, Irak o Libia.

Además, varios países poderosos rechazan enérgicamente los preparativos de la OTAN claros para la agresión militar. Entre estos países, Rusia y China son los más franca, pero Brasil y la India también han expresado su rechazo a la agresión armada. Todos estos países, especialmente Rusia y China, plenamente conscientes de que la agresión contra Siria e Irán es la forma en que las potencias occidentales a América del Norte y Europa la esperanza de detener su declive relativo de poder e influencia global, en particular con respecto a Asia.

Por su parte, la India tiene una relación comercial muy fuerte con Irán, que suministra alrededor del 14% de las necesidades actuales del petróleo de la India en total. India es también un socio en el gasoducto Irán transportar gas iraní a la medida en que los principales Pakistán. A pesar de que se ha reunido recientemente para presionar a los EE.UU. a votar en contra de Irán en la Autoridad de Energía Atómica Internacional sobre la cuestión del programa nuclear de Irán, la India apoya el derecho de la Irán a desarrollar energía nuclear.

India sería poco probable que tomar partido en un conflicto potencial entre Irán con armas y los países de la OTAN y sus aliados locales.Asimismo, Brasil ha apoyado firmemente el derecho de Irán a desarrollar energía nuclear y Rousseff es probable que mantenga esta posición.En un giro interesante a las recientes complicaciones regionales, Turquía se ha negado a respaldar nuevas sanciones contra Irán no autorizada por la ONU, la OTAN.

Esta es una confirmación rotunda de que Irán está lejos de la caricatura de paria aislado presentado en la compañía de medios occidentales. Es fácil olvidar que Irán es un probable candidato para ingresar a la Organización de Cooperación de Shanghai. Irán está involucrado en importantes proyectos de construcción de vías férreas con miembros de la OCS Turkmenistán y Kazajstán.

La OCS está integrada por China, Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán, entre ellos casi una cuarta parte de la población total del mundo. Cualquier ataque contra Irán, un gran poder regional de influencia, los efectos serán muy volátiles e impredecibles en la economía global y un impacto devastador en la región. Esta realidad puede muy bien llevar las mentes más sobrias en los países de la OTAN para resistir la presión de sus aliados locales como Israel y Arabia Saudí para lanzar un ataque militar contra Irán

Lecciones de Libia

Por su parte, Irán y Siria, así se puede lamentar el apoyo que dio a la OTAN cons-revolucionario golpe de estado y la guerra colonial de agresión en Libia.El régimen títere de la OTAN en Libia NTC devuelto a Irán y Siria por el cierre de la embajada en Trípoli y el reconocimiento del gobierno sirio de Siria oposición SNC propia como el gobierno legítimo de Siria. CEPRID Alberto Cruz señaló que las fuerzas especiales británicas incluso se jactan en su página web que tienen los combatientes armados y entrenados de Al Qaeda turca territorio libio para atacar a la población siria.

La experiencia reciente de Libia ha reforzado la lección mientras los oligarcas de América del Norte y Europa siempre va a destruir a los países independientes que se resisten a su voluntad. La guerra de Libia también mostró que, paradójicamente, Irán comparte el abandono de las potencias de la OTAN de los principios básicos de la ONU de no agresión y la autodeterminación de los pueblos. Este abandono tiene que aplicar el principio de responsabilidad engañosa para proteger errónea.

Esto condujo directamente a la destrucción de Libia, la continua agresión contra Siria y la agresión militar contra Irán a desarrollar. Al igual que Rusia y China, Irán es ahora parte de las secuelas que sufre de su apoyo a la destrucción de Libia. Es justo decir que si Rusia, China e Irán habían defendido el principio de no agresión en el caso de Libia, las potencias de la OTAN nunca han sido capaces de desestabilizar a Siria si fácilmente.

La incapacidad de Irán para defender los principios fundadores de la ONU se vio compensado por el colapso completo de lo que se denomina la izquierda internacional. Con pocas excepciones, los radicales, progresistas, socialistas y anarquistas opinión se apoyó abiertamente la guerra colonial de la OTAN en Libia o se lavaron las manos de ella. Las figuras tan diversas como Noam Chomsky, Ignacio Ramonet, Achcar Gilbert, Baroud Ramsy, Al Giordano, entre muchos otros, apoyaron el pretexto para la guerra contra el gobierno de Libia, a pesar de que claramente disfrutaban de un apoyo mayoritario en el países.

El fracaso de la izquierda internacional ha sido doble, tanto moral como intelectual. El fracaso fue uno de los intelectuales de basura en la basura que sale-. En sus diferentes formas, Chomsky, Ramonet, Giordano y el resto se han hecho en gran medida su reputación al criticar los mecanismos que crean la opinión mayoritaria. En Libia, se acepta sin crítica, la información producida en total armonía con el estilo y el contenido de las principales empresas internacionales de guerra psico-puntos de venta.

Esta falta de autenticidad intelectual profunda se vio compensado por la extrema izquierda, el colapso moral internacional no para defender a Libia y su pueblo contra el círculo vicioso de la agresión militar colonial. En general, la comunidad internacional ha dejado una serie de posiciones adoptadas neo-colonialistas. Estas posiciones han compartido el supuesto neo-colonial que su propia cultura y sus propias compañías ofrecen mejores modelos para las personas en Libia como el sistema de mayoría de los libios y apoyados en el que trabajaban para ellos mismos.

Ningún esfuerzo serio se hizo para apoyar las negociaciones de paz propuesto por la Unión Africana y los países del ALBA. En América del Norte, apoyada por el negro a la izquierda para el gobierno libio fue ignorada. En Europa, los medios de comunicación prestigiosos como la izquierda Censurado opinión Rebelión argumentando en contra de Libia contra la CNT-revolucionaria golpe de Estado.

La demonización de Muammar Gaddafi y la censura por omisión de la izquierda es indistinguible de la de los medios corporativos.Toda persona que declare la solidaridad con el gobierno libio y su gente ha sido arrastrada por el apoyo a la dictadura. Libia ha demostrado que la función sistémica de la gestión de la clase intelectual de la izquierda internacional es para cubrir su legitimidad la vivienda, la complicidad y el final del mismo sistema que supuestamente rechazan.

Ellos aceptaron información falsa en completo acuerdo con la propaganda imperialista. Ellos colaboraron en el abandono de los principios fundadores de la ONU. De hecho aceptó la introducción del principio de agresividad imperialista de la responsabilidad de proteger. Los argumentos sobre la conquista de Libia la OTAN ha demostrado que en América del Norte y Europa. la izquierda internacional es esencialmente una aglomeración de la eficacia de la ficción más o menos, y la pertinencia.

La utilidad de ficciones enviado por las cadenas alrededor de los individuos, como Ramonet, Chomsky y el resto es que actúan como intermediarios con los liberales progresistas leales al capitalismo redes de las empresas y los centros de poder imperial que misma. Medido por su capacidad para alcanzar el poder político importante, las variedades norteamericanas de la ficción y la izquierda europea han experimentado el fracaso en las últimas décadas. Su colapso moral e intelectual de Libia debería haber ninguna sorpresa.

Lo que fue y es tan sorprendente es el grado de identificación de la izquierda internacional con la falsa retórica de las estructuras a las que supuestamente critican. Para la gente en Nicaragua, que va un largo camino para explicar el reconocimiento a regañadientes de los importantes progresos en nombre de la mayoría pobre llevó a cabo bajo el gobierno del presidente Daniel Ortega. Tal como Libia, Nicaragua también ha sido víctima de los prejuicios de clase / cultural la izquierda neocolonial Internacional.

Implicaciones para América Latina

Estos prejuicios han hecho imposible para la mayoría de lo que pasa por la izquierda en América del Norte y Europa para reconstruir de manera convincente a sí mismos lo suficiente como para ganar el apoyo de la mayoría a pesar de la crisis crónica económica en sus países.Crisis sistémica del Oeste pone en peligro la capacidad futura de los Estados Unidos y sus aliados para proyectar su poder a nivel mundial y frenar su disminución relativa frente a países asiáticos como China y la India. Esa es la razón por la OTAN y sus aliados han destruido Libia y ahora amenazan a Siria e Irán.

Tal entorno internacional volátil, representa un enorme reto a los pueblos latinoamericanos y sus líderes. Esto demuestra la perspicacia de la sabiduría estratégica y táctica de la dirección política de los países del ALBA para desarrollar rápidamente la solidaridad en la cooperación comercial y el desarrollo y el fortalecimiento a largo plazo la integración regional. Claramente, América Central y el Caribe son blancos vulnerables para el futuro de agresión de EE.UU..

Los Estados Unidos y sus aliados apoyaron a los exitosos golpes de Estado en Haití y Honduras, y participaron activamente en el intento de golpe en Venezuela, Bolivia y Ecuador. No puede así derrotar al gobierno en Siria y decide que las probabilidades están en contra de ellos en el caso de un ataque militar contra Irán. ¡Que se vayan o no para atacar a Irán, los Estados Unidos y sus aliados europeos es probable que agudizar su postura agresiva contra los gobiernos independientes en América Latina.


Irán Hoy :Preparados para hacer frente a cualquier amenaza


No hay comentarios:

Publicar un comentario

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...