lunes, 16 de julio de 2012

Siria, Libia y la imposición de una falsa Responsabilidad de Proteger y una falsa democracia


Elecciones en Libia:
imposición de la “democracia” imperial

Autor: Luis Aponte
           
Acaban de producirse “elecciones” en Libia. Los poderes neocolonialistas e imperiales, aliados con las fuerzas internas más retrógradas y reaccionarias, llegan al clímax político de un formato que pretenden aplicarle también a una Siria eventualmente destruida y ocupada (o a cualquier otro país donde puedan hacerlo).

No muy lejos, cierta izquierda eurocéntrica, obnubilada por las formas, debe también estar complacida porque se cumplió su sueño: la aplicación a un “atrasado” país árabe del modelo de la democracia burguesa occidental. Otro resultado concreto de la cacareada “Primavera Árabe”.

 Los cables de las agencias internacionales señalan una participación del 60% de la población apta para votar, al lado de un violento boicot de las mesas electorales en la región de Cirenaica cuya “capital” es precisamente la ciudad de Benghasi, “cuna de la rebelión” contra la Yamahiriya Árabe Libia. Por supuesto, dudamos de las cifras suministradas por los medios coautores de la mediática “toma de la Plaza Verde de Trípoli” y del “bombardeo y ametrallamiento aéreo de pacíficos manifestantes libios” utilizado como casus belli para el ataque de la OTAN. 

Un proceso electoral legislativo digno de una democracia moderna, decimos nosotros con ironía. Unas “elecciones” a la sombra de bandas criminales, armadas hasta los dientes por la reacción internacional, sin la participación de las fuerzas patrióticas atrozmente perseguidas por los “democráticos líderes de la Primavera Árabe libia”.

Con todo y a pesar del tinglado electorero montado con el concurso mediático, de las bombas otánicas y de las bayonetas mercenarias, no es posible ocultar al mundo las contradicciones que amenazan a la unidad nacional libia que hoy toman protagonismo, repotenciadas por la avaricia petrolera de una burguesía europea al borde del colapso. Avaricia imperialista reforzada por las anti-históricas apetencias otomanas, por los intereses de esa decrépita casta monárquica-petrolera del Golfo, y por la “modernizada” oleada beligerante de salafistas y neo-salafistas. 

Se cumple así un nuevo paso en el proceso de expoliación de los recursos de un país otrora soberano, cuya dirigencia cometió el grave error (pagado con martirio) de pensar que la voracidad de la casta política y económica del capitalismo occidental podría aplacarse con concesiones, entre ellas el desarme que anuló la capacidad de defensa aérea, y militar en general, de la patria libia (lo cual al final fue uno de factores decisivos a favor de la agresión imperial). Otro tanto jugó el enfriamiento de las relaciones políticas, militares y económicas con Rusia, seguramente como parte de las concesiones exigidas por el poder imperial yanqui-europeo (al contrario de la estrategia de la dirigencia siria).  

Ojalá la situación actual en Siria pueda soberanamente resolverse a través de justas negociaciones –sin odiosas inherencias externas- donde todas las partes sean respetadas. Es el planteamiento ruso y chino en el seno de la ONU, y el venezolano y el del ALBA también. Los revolucionarios y las revolucionarias verdaderas no somos guerreristas, pero tampoco pacifistas a ultranza. Resulta que hay situaciones donde las cosas no dependen solo de la unilateral voluntad pacifista de los pueblos sino que se hace necesario el poder armado del pueblo para detener o disuadir los vejámenes imperiales. Ocurrió en Vietnam donde su unidad nacional fue amenazada por los imperialistas franceses y gringos, unidad nacional finalmente recuperada con heroísmo tras un inmenso sacrificio del pueblo de Ho Chi Minh. Ahora se amenaza a Siria donde el imperialismo utiliza a sectores internos anti-patrióticos y a mercenarios externos para intentar dividir aún más a los ya fragmentados pueblos árabes y del Asia Central.  

La derrota gringa en Vietnam cambió para siempre la geopolítica del llamado sudeste asiático. Hoy Vietnam es un país unido e independiente respetado por la comunidad internacional, incluyendo a su pesar a los propios imperialistas. ¿Será que las circunstancias históricas le deparan al imperialismo otra derrota tipo Vietnam en el medio oriente?

En caso de debilidad de las fuerzas positivas que desde distintos puntos del planeta intentan equilibrar pacíficamente al mundo, la agresividad imperial en el medio oriente y zonas adyacentes sólo podrá ser detenida por la fuerza de las armas como expresión inquebrantable de la dignidad de sus pueblos. Pareciera que para esta zona del planeta éste es el único camino posible para repeler la locura imperial. Camino peligroso pues la existencia humana en el planeta entero se pondría también en riesgo ante un conflicto que pudiera fácilmente escalar hasta llegar a la hecatombe nuclear. Recordemos que el objetivo final del imperialismo es someter a Rusia y a China. 

Como una de esas fuerzas positivas equilibrantes debemos señalar a los pueblos de los países capitalistas llamados desarrollados. Al liderazgo de esos movimientos populares “indignados” y anti-capitalistas le cabe una responsabilidad histórica. Por ello todo tipo de influencia chovinista, injerencista, neocolonialista,  patriotera, eurocéntrica, etcétera, constituyen categorías ideológicas contrarias al internacionalismo necesario. Por ello lo urgente del combate ideológico de las posturas eurocéntricas de intelectuales que desde la “izquierda” dan su apoyo tácito a la arremetida político-militar del imperialismo contra los pueblos árabes, asociando como parte de una supuesta “Primavera Árabe” hechos políticos nefastos como la guerra imperial contra Siria, las “transiciones democráticas” pro-imperialistas egipcia y tunecina, y las referidas “elecciones” libias.

Seguros estamos que más temprano que tarde las patriotas y los patriotas libios retomarán la ruta hacia una nación árabe unida y soberana.
INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA. VIVEREMOS Y VENCEREMOS.

           


La guerra de Libia pudo haber terminado mal
para la OTAN


Bajo el título deHéroes por casualidad, un informe de los servicios del Instituto de las Reales Fuerzas Británicas subraya que las fuerzas franco-británicas se adaptaron bien a la situación libia a pesar de su mala preparación para ella.

La guerra de Libia no se parece a las de Afganistán e Irak, que se basaron en la cantidad de fuerzas terrestres, sino a la de los años 1990, en la ex Yugoslavia, cuyo componente fundamental fue la fuerza aérea. Las fuerzas franco-británicas, tanto aéreas como navales, se agotaron rápidamente y no habrían podido soportar un mes más de operaciones (lo que obligó al Estado Mayor a lanzar el ataque contra Trípoli a finales de agosto, sin entrar a considerar el posible costo humano de la acción). El vasto despliegue marítimo de los aliados estuvo mal coordinado y habría resultado muy vulnerable si los libios lo hubiesen atacado.

El hecho es que, al planificar la operación, se subestimó la capacidad de resistencia de los libios y –a pesar de la denominación Protector Unificado– hubo cierta desorganización entre sus participantes, lo cual hubiese podido costar muy caro si la Yamahiriya se hubiese mostrado más ofensiva.

Aunque muchos datos siguen siendo confidenciales, el mencionado informe confirma varios aspectos importantes, como: 

• El presidente francés Nicolas Sarkozy ordenó a las fuerzas francesas que se lanzaran al ataque antes de lo previsto por los demás participantes en la operación. 

• Franceses y británicos compartieron los datos de inteligencia que tenían en su poder, pero los ocultaron a los demás miembros de la operación (exceptuando, claro está, a Estados Unidos). 

• Fuerzas especiales estaban desplegadas en tierra desde el 23 de febrero para evacuar a los ciudadanos de los Estados que iban a conformar la coalición (a pesar de que la resolución 1973 no se adoptó hasta el 17 de marzo. 

• Fueron las fuerzas estadounidenses las que destruyeron las tres cuartas partes del sistema libia de defensa antiaérea. 

• Los helicópteros se utilizaron con mucha prudencia, solamente cuando se había producido una preparación anterior del terreno mediante bombardeos. De todas maneras los Estados mayores no podían utilizarlos en operaciones de ataque en un territorio tan vasto. 

• La Royal Navy experimentó que éxito el uso de helicópteros Apache desde un portahelicópteros.

• Las Fuerzas Especiales franco-británicas sirvieron esencailmente para dirigir a los rebeldes que no tenían formación militar. Al no ser lo suficientemente numerosas para garantizar esa tarea, recibieron ayuda de las Fuerzas Especiales egipcias y, en menor medida, de las Fuerzas Especiales de Jordania. 

• En mayo, Túnez aceptó facilitar la apertura de un centro de inteligencia, en su territorio, en la isla de Djerba. 

• Francia, con la ayuda de Qatar, equipó a los rebeldes con armamento de la OTAN.

Fuente: Accidental Heroes. Britain, France and the Libya Operation, por Michael Clarke, Malcolm Chalmers, Jonathan Eyal, Shashank Joshi, Mark Phillips, Elizabeth Quintana y Lee Willett, Royal United Services Institute (RUSI), octubre de 2011, 13 p, 1,4 Mo.



Siria, Libia y la Responsabilidad de "Proteger"

No Podemos mirar muy Lejos
A causa de conflictos violentos en Libia y Siria, los abogados de derecho internacional, expertos en estudios sobre paz y conflictos, y los políticos se vuelven a examinar el concepto de Responsabilidad de Proteger (R2P). La gran pregunta es qué tipo de intervención militar o de otra respuesta adecuada en qué momento. Por Peter Hauff
R2P se basa en el consenso multilateral que cada Estado debe proteger a su población del genocidio, los crímenes de guerra, limpieza étnica y crímenes contra la humanidad. Cuando un gobierno no cumple con este deber, la comunidad internacional puede intervenir, utilizando la fuerza armada si fuera necesario. La Asamblea General adoptó este principio en el año 2005. Corresponde al Consejo de Seguridad para decidir exactamente cuáles son las medidas que deben adoptarse para imponer la paz.
El telón de fondo histórico de la R2P fue el fracaso de paz en Ruanda y Bosnia, donde tropas de la ONU vio la gente de ser sacrificados ante sus propios ojos. El mandato de las tropas no incluía la protección de los civiles. A pesar del acuerdo de la ONU de 2005, los expertos siguen debatiendo cuándo exactamente R2P se aplica y qué tipo de intervención debe seguir. Hasta la fecha, ha habido muchas advertencias verbales, pero la acción decisiva sigue siendo poco frecuente.
En marzo de 2011, sin embargo, el Consejo de Seguridad estableció un precedente al aprobar la Resolución 1973. Permitió a los EE.UU., Canadá, Gran Bretaña y Francia a utilizar sus fuerzas aéreas y navales para proteger a los ciudadanos de Libia. En consecuencia, en el oeste militar impidió que aviones libios de guerra de despegar. Al final, ellos ayudaron a los insurgentes prevalecer.
La resolución fue un error, sostienen algunas personas que tomaron parte en una conferencia internacional sobre la R2P en la Loccum Evangelische Akademie, un centro perteneciente a la Iglesia Luterana de Hannover, que promueve la discusión y el diálogo sobre cuestiones importantes de nuestro tiempo, a principios de junio.
Los agentes de policía en Libia frente a una pared (Foto: DW)
¿De dónde viene la responsabilidad de proteger a empezar y qué medidas están justificadas? La intervención de la OTAN en Libia sigue siendo controvertida hasta este día, sobre todo porque de los resultados: a pesar de las recientes elecciones, la situación en el país sigue siendo precaria
A los ojos de Lawrence C. Moss, un funcionario de Human Rights Watch, los resultados de la campaña de Libia son mixtos. Señala que la ex mercenarios de Muammar al-Gaddafi, el derrocado dictador libio, están causando estragos en países vecinos como Malí y Níger, y que ninguna nación soberana que ha tomado el control de las existencias de armas del antiguo régimen. Moss también dice que los crímenes del gobierno deben ser procesados ​​con más determinación. Con demasiada frecuencia, según él, los culpables nunca son juzgados porque, por ejemplo, las demandas de brutalidad policial no son investigados.
Cuya jurisdicción?
Persecución penal internacional es difícil. Consideremos el caso de Laurent Gbagbo, por ejemplo. Él perdió las elecciones presidenciales en Costa de Marfil, pero trató de mantenerse en el cargo, no obstante. Él está siendo juzgado por el Tribunal Penal Internacional (CPI) en La Haya. Sus partidarios, sin embargo, considerar su caso un ejemplo de "puede hacer lo correcto", ya que Alassane Ouattara, quien ganó las elecciones y ahora está en el poder, no es a juicio a pesar de que sus seguidores se sabe que han cometido atrocidades también. Mientras tanto, sin embargo, el caso Gbagbo puede ser desenredar. Según los medios franceses, que pronto puede estar fuera en libertad bajo fianza.
Libia y la Corte Penal Internacional han estado debatiendo durante meses que se debe tratar de hijo de Gaddafi Saif al-Islam. El gobierno de transición en Trípoli quiere que el asunto sea tratado en Libia.Por el momento, Saif está en el poder de los clanes locales que se niegan a entregarlo al gobierno nacional o de la Corte Penal Internacional. Sus líderes dicen que no quieren compartir con él el destino de su padre, quien fue linchado cuando aprehendido. Por otra parte, sienten que tienen cierta influencia sobre su gobierno no electo, siempre y cuando tenga en su poder Saif.
La ley islámica no está necesariamente de acuerdo con las ideas occidentales de la democracia, dice Yves Boyer de la sede en París, Fondation pour la Recherche Stratégique (FRS). Voto de China en el Consejo de Seguridad, agrega, tiende a depender de los intereses económicos en lugar de las preocupaciones de derechos humanos.
El Consejo de Seguridad de la ONU (Foto: DAPD)
Aunque el principio de R2P fue adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU en 2005, ciertamente no es universalmente aceptada, la motivación de la intervención varía considerablemente entre los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas
Boyer prevé que no habrá otra intervención R2P en la escala de la campaña de Libia, ya que el principio no es universalmente aceptado y dado que las capacidades militares de Europa son limitadas. Él está a favor de considerar los intereses nacionales. Dice Boyer: "Hay que intervenir en caso de hacerlo sirve a los intereses de Europa, pero no porque el gobierno de EE.UU. quiere que Europa actúe". Boyer insiste en que Europa debe adoptar una política exterior en línea con Lisboa, la UE tratado.

En cualquier caso, dice Boyer, quienes intervienen en un país extranjero debe tener en cuenta la población local. También señala que el ejemplo de Afganistán demuestra la necesidad de idear una estrategia de salida en el comienzo de una intervención.
Los ataques militares no son suficientes
En principio, la R2P no es sólo acerca del uso de la fuerza militar. La prevención y la reconstrucción son cruciales también. Sin embargo, la acción rápida a veces se llama a. La comunidad internacional no esperaba nada parecido a la primavera árabe el año pasado, ni que los distintos gobiernos que respondan a las demandas de la gente para la democracia con la represión violenta. Y cuando los poderes de veto en el Consejo de Seguridad (EE.UU., Francia, Gran Bretaña, Rusia y China) no está de acuerdo, la comunidad internacional seguirá mantenerse al margen y no tomar medidas, mientras que el asesinato brutal de sus regímenes de los ciudadanos, como es el caso actualmente en Siria.
El gobierno de Brasil recientemente propuso que se añadiera una responsabilidad y Protege a la R2P.Básicamente, la idea es que el Consejo de Seguridad sólo debe permitir que la fuerza militar dentro de límites muy estrictos - sólo por un corto tiempo, por ejemplo - y debe vigilar la aplicación estricta.Este enfoque podría haber evitado el tipo de expansión de la misión que vio tropas de la OTAN en última instancia, dar apoyo directo a los insurgentes libios al final de la intervención.
Los miembros de la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Siria (Foto: Reuters)
Unidad y firmeza son imprescindibles: en el caso de Siria, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha estado discutiendo la posibilidad de una intervención en Siria desde hace bastante tiempo, la misión de observación que ha estado sobre el terreno desde hace varios meses no ha hecho ningún progreso real
En el debate internacional sobre la R2P, los expertos enfatizan que el uso de la fuerza debe tener en cuenta cinco criterios de legitimidad: Just Cause, la intención correcta, último recurso, medios proporcionales y posibilidades razonables. "Este debate ha hecho un progreso increíble", dice Christian Schwarz-Schilling, uno de 81 años de edad, ex político cristiano demócrata y ex ministro federal alemán de Correos y Telecomunicaciones. En 2006 y 2007, ocupó el cargo de Alto Representante para Bosnia y Herzegovina, el seguimiento del impacto del Acuerdo de Dayton.
En retrospectiva, Schwarz-Schilling dice que el acuerdo de Dayton no fue hasta la tarea. Una de las razones, dice, fue que los criminales de guerra estaban involucrados en las negociaciones. "Los políticos que se sientan en sus escritorios o en los parlamentos no son capaces de imaginar qué tipo de situaciones se puede materializar sobre el terreno", dice. Tratados en sí mismos no conducen a la paz, advierte, y los políticos tienden a subestimar la cantidad de tiempo las reformas constitucionales o sector de la seguridad tomar.
Natalia Ablova de la Oficina con sede en Bishkek para los Derechos Humanos está de acuerdo en que la dependencia de los tanques y los tratados no es suficiente. Ella dice que las escuelas juegan un papel en la construcción de la paz. Después de los enfrentamientos étnicos en Kirguistán, dice ella, las clases de la escuela ayudó a los jóvenes ya sus padres a recuperar un sentido de la normalidad del día a día la vida, ayudando a la gente a lidiar con el trauma y no sólo la supresión de la misma.


Análisis de Leonor: Votar en estas supuestas elecciones (en Libia) es haram (pecado)


A pesar de las informaciones que se han sido extendidas por los medios de comunicación internacionales, la gran mayoría de los libios se han mantenido en sus casas bajo el asedio de los grupos armados internacionales. La nueva ley “democrática” en Libia no permite votar a los libios que han trabajado para el gobierno anterior y da la casualidad que el 90% de los libios de una forma u otra tenían un sueldo del gobierno anterior así que ha servido de excusa para impedirles votar. Por si esto fuera poco tampoco podían votar los que habían detenido algo que ver o sospecha de apoyar al gobierno de la Jamahiriyah.Para solventar esta falta de votantes elo CNT/USA ha nacionalizado aproximadamente 1 millón de “nuevos libios” que son egipcios, tunecinos etc. todos de raza árabe y por tanto que pueden pasar como libios para un observador occidental. Estos si que han votado.


Un Libio decía: Siento que si voy a votar es Haram (Contra Dios) porque estas personas que nos piden que votemos van a controlar el país y sin embargo no conozco a la mayoría y los pocos que conozco son gente poco recomendable, sin preparación, por ejemplo uno de ellos es un egipcio que además da la casualidad que hace mucho tiempo que me debe dinero. ¿Cómo puedo hacerme responsable votando a esta gente ? Es como si hiciera daño a mi familia, a mis vecinos a mi país. ¿Cómo voy a rezar a continuación ante Dios?. …Cuando le estaba escuchando sentí que su inocencia frente a las votaciones le hacía ser mucho más democrata de pensamiento que cualquiera de nosotros, y sobre todo mucho más demócrata que estos que han preparado esta obra de teatro a bombazos, destrucción, asaltos, asedio, …

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...