miércoles, 28 de diciembre de 2011

¿Defensa u ofensa?: el objetivo de los imperialistas es magnicidio y la destrución de pueblos que no se arrodillan a sus caprichos

Detrás de la noticia : ¿Defensa u ofensa?



Rusia: asesinato de Gaddafi era el objetivo
principal de la OTAN en Libia

Los altos mandos de la OTAN se plantearon como objetivo principal el asesinato del ex líder libio Muammar Gaddafi. Así lo indica el informe del Ministerio de Exteriores de Rusia: ‘Sobre la situación de los derechos humanos en varios países del mundo’.

“Bajo el concepto de ’seguridad colectiva’, los miembros de la Alianza en realidad se pusieron como meta el derrocamiento y asesinato del coronel (según revelan varias fuentes, la orden para la liquidación de Gaddafi fue dada a las subdivisiones de las Fuerzas Armadas de EE. UU., Francia y el Reino Unido)”, subraya el informe publicado este miércoles.

Según el documento, la OTAN se concentró en sembrar la discordia y provocar indignación entre la población libia. Así, los casos de ejecuciones extrajudiciales a funcionarios del régimen de Gaddafi “fueron realizados con el consentimiento tácito de la Alianza, que sólo en las palabras llamaban a las autoridades libias a la tolerancia”.

El informe incluye testimonios sobre los muertos entre la población civil y propone que la Corte Penal Internacional en La Haya realice una investigación imparcial de las violaciones al derecho internacional en Libia.

Violación constante de los derechos humanos

Las autoridades estadounidenses continúan violando consistentemente los derechos humanos tanto en su propio territorio, como en el extranjero, informa el Ministerio ruso. “La situación real en EE. UU. no tiene nada que ver con los ideales proclamados por Washington”, sostiene el documento.

En particular, los diplomáticos rusos prestan atención a que las autoridades de ese país siguen “utilizando métodos de control sobre la sociedad e interviniendo en la vida privada de sus ciudadanos, y no dejan de violar el derecho humanitario en las zonas de conflictos armados”.

Periodista francés muestra la realidad de la guerra en Libia
y los países árabes que fueron invadidos




Marx, Darwin y Gadafi…

Por: Alfonso Mora

Según Marx en la base de la sociedad hay tres niveles: Las condiciones de producción. Las fuerzas de producción. Las relaciones de producción. El modo de producción determinado por estos tres niveles, crea las condiciones políticas e ideológicas de la sociedad.

En 1848 con Engels proclama “El manifiesto comunista” que él considera la respuesta a la opresión y la miseria. Plantea un sistema en el que “cada uno rendía según su capacidad y recibirá según su necesidad”, donde el trabajo pertenece al pueblo y la alienación desaparece.

Sobre la base del “Libro Verde” se sostiene que: la meta de la nueva sociedad socialista es el logro de la felicidad del hombre, que a su vez no se realiza sino al amparo de la libertad material y moral. El establecimiento de la libertad se realiza en la medida que el hombre se haga dueño de sus propias necesidades y las tenga sagradamente aseguradas. Es decir la necesidad no debe ser propiedad de otro. De lo contrario será objeto de robo por cualquier parte de la sociedad.

Que coincidencia entre el Manifiesto y el Libro Verde. Ahora cuando la base de la sociedad socialista, el modo de producción controlado por el estado para beneficio de la población en general, ha sido destruido y controlado por los monopolios imperialistas que han creado las condiciones políticas e ideológicas para que la sociedad Libia sea gobernada por dictadores de la CNT, Al Qaeda y separatistas libios.

Ahora bien, como diría Marx: la clase que domine el modo de producción domina la sociedad. Al ser controlado el trabajo y su producción, la clase trabajadora es “alienada”. Marx pensó que esto solo podía cambiar con una revolución, otra batalla entre clases que permita evolucionar a un mejor sistema.

Gadafi: conservó la fe de Marx en que solo la revolución podía combatir la vieja sociedad de clases y lo logró por 40 años. Sin embargo, esta revolución que encabezó Gadafi, y se manifestó en Libia con la revolución de 1969, ha sido destruida por el imperialismo. Quienes controlan ahora el modo de producción son BP, ENI, EXXON, CONOCO, TOTAL, etc.

De las tesis del manifiesto y del libro verde se saca la conclusión de que para que el Ejército de Liberación de Libia retome la conducción de la sociedad tiene necesariamente  que retomar el control del modo de producción y para ello, en las condiciones de guerra actual, esto significa desplazar militarmente a los imperialista del control de los pozos petroleros y esto no puede ser posible sin el sabotaje de esa fuente económica que sostiene el poderío económico, político y militar imperial y sus lacayos.

Con Darwin se ha demostrado que el largo proceso de la evolución toma conciencia de sí mismo en el ser humano que reflexiona, es por ello que apoyados en Marx, Darwin y Gadafi se puede expresar que:

La guerra está encerrando en un círculo violento a la ciudadanía libia sobreviviente, medida muy conveniente para mantener a los revolucionarios alejados de la fuente generadora del poder económico y político.

Si el Ejército Verde quiere derrotar a los llamados ratas, a la burocracia del CNT y a la otan, SIMPLEMENTE LO QUE LES CORRESPONDE HACER COMO EN CUALQUIER GUERRA, ES: SABOTEAR LOS INTERESES ECONÓMICOS IMPERIALES, es decir, simplemente: DESTRUIR LOS POZOS PETROLEROS y entonces verán como responde el mundo y todo el ratonero.

Solamente hasta ese momento, los revolucionarios podrán levantar de nuevo la jaima de Gadafi.

No permitir la repetición el libreto libio en Siria

La “primavera árabe” es un acontecimiento geopolítico de los principales de 2011. Su primera “campanilla” floreció ya en diciembre de 2010, durante la revolución de los jazmines, en Túnez. A continuación, olas de protestas multitudinarias taparon Egipto, Yemen, Libia, Siria y otros países de África del Norte y de y del Oriente Próximo. 

Todas las revoluciones comenzaron animadas por las consignas de un relevo de los gobernantes que, por décadas estaban en el poder. La juventud fue la promotora de los cambios. Los politólogos hablaron de inmediato de los árabes como sujetos de la política con mayúscula. En tanto, los frutos que como resultado saborearon los manifestantes, en contra de las expectativas, resultaron más bien amargos que dulces. Y los expertos hablan ya no de la primavera, sino del “otoño árabe”. Seguidamente la opinión del orientalista Stanislav Tarasov. 

- Las revoluciones árabes comienzan a barrer los regímenes laicos,afirma Tarasov. Se trata del derrocamiento de Zin al Abidin ben Ali, de Túnez, de Hosni Moubarak, en Egipto, de la caída del régimen semi laico de Gadafi, en Libia. Ahora al poder en Egipto están llegando, prácticamente, y de ello podemos hablar como de un hecho consumado, los Hermanos musulmanes. No está descartado de que esto, al igual que los resultados de los comicios en Túnez, induzca a los islamistas al intento de hacerse del poder y de crear, en una serie de otros países, la autocracia religiosa. Como sea, la comunidad internacional recibió un punto neurálgico más: toda una región cayó en la zona de tensión. 

Para la mayoría de los países, la “primavera árabe” derivó en conmociones sociales de envergadura. Yemen se encontró al borde de la división del país. En Túnez, por primera vez el crecimiento económico fue nulo, el punto más alto de la cesantía y el turismo arroja ingresos sin precedente bajos. El turismo en Egipto está por el suelo y la fuga de inversiones extranjeras se cuenta en millardos de dólares. La región está colmada de refugiados. Del conflicto en Siria la población se afana en ocultarse en Turquía. Decenas de miles libios emigraron a Túnez y a otros países del Magreb. En un comienzo escaparon de la guerra civil y de los bombardeos aéreos de la OTAN y hoy de las represiones contra los partidarios de Gadafi. 

A juicio del ex embajador de Rusia en Libia, Alexei Podzerob, la variante libia de la “primavera árabe” emporcó seriamente el prestigio de la ONU. 

- Occidente interpretó libremente las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia. Y las empleó para tapar la interpretación directa de la fuerzas de la OTAN. Aquello fue un golpe serio contra el prestigio d la ONU. 

Rusia condenó desde el comienzo mismo la intromisión militar de Occidente en los asuntos de Libia. Hoy emplea su voz como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y el prestigio en el mundo árabe para no permitir la repetición el libreto libio en Siria.

Invasión extranjera en Libia dejó devastación y caos



El propósito de la OTAN de destruir ciudades es para volver a construirlas


No hay comentarios:

Publicar un comentario

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...