martes, 9 de agosto de 2011

Si Inglaterra fuera Libia



Si Inglaterra fuera Libia… (tercer día de disturbios)       

Un ejercicio interesante, haciendo un paralelismo entre como se reacciona a similares hechos dependiendo si ocurre en una potencia mundial o en un país subdesarrollado. Es curioso cómo el Parlamento inglés llama a esto una barbarie, pero cuando ocurre en el medio oriente lo llaman una protesta democrática y condenan las medidas tomadas por el respectivo gobierno y luego se les demanda que dimitan del cargo o incluso se invade a esos países con el pretexto de ir en apoyo de la democracia.


Londres arde: Tripoli en calma

Imagínese, si Libia se encontrara ahora en condiciones de dar armas a los “rebeldes” en Londres, imagine, si Libia estuviera en condiciones de enviar instructores militares al Reino Unido, para enseñar a los “rebeldes” en Londres; tanto Francia como Gran Bretaña enviaron a decenas de “asesores” militares a Benghazi para entrenar a los “rebeldes” de Sarkozy.

¿No es irónico que mientras las calles de Trípoli se mantienen en calma en las calles de Londres, la capital de uno de los principales poderes imperiales involucrado en la guerra de agresión a Libia, estalle la furia?
Por tercer día consecutivo, las protestas violentas continúan en Londres, y se están extendiendo en otros lugares – Birmingham, Liverpool, Manchester y Bristol – tras el asesinato de un hombre de 29 años de edad, por la policía en lo que los medios corporativos describen como “un área multi étnica de bajos ingresos. “
En otras palabras, era alguien de una zona donde tanto el desempleo como la represión de la policía ​​son altos.

En lugar de centrarse en sus propios problemas y desafíos económicos, Gran Bretaña está involucrado en la guerra petrolera y de conquista contra Libia. Una guerra lanzada por el errático francés Nicolás Sarkzoy presidente, a instancias de su amigo Bernard-Henri Levy, quien cree que la guerra esta de moda y es “chic” y que dará a Francia nuevamente relevancia mundial. Sarkozy ni siquiera informó a su propio ministro de Relaciones Exteriores cuando se tomó la decisión de invadir Libia, lo que permitió que Levy actuara libremente como si fuera un Dios y determinara la vida y la muerte en Libia.

Mientras tanto, los Estados Unidos, que ahora también está en el medio de la peor crisis económica y financiera en la historia reciente tercamente se niegan a apoyar oficialmente el plan de paz de la Unión Africana. El plan, apoyado por casi todos los países de África, llama a un cese al fuego, las negociaciones para una constitución y elecciones democráticas donde participen los ciudadanos de todas las partes de Libia.

Al mismo tiempo, los “rebeldes” de Sarkozy,  en Benghazi se devoran unos a otros. Estos “rebeldes”, recientemente asesinaron el general Abdel Fattah Younes, su jefe militar. Su cuerpo acribillado a balazos fue quemado y arrojado en las calles de Benghazi, junto con los cuerpos de sus dos oficiales superiores. Hoy mismo, los “rebeldes” de Sarkozy han disuelto su propio gobierno en Bengasi. Las acusaciones y contra-acusaciones vuelan entre las diferentes facciones “rebeldes” – incluida la de Al-Qaeda y los grupos islámicos que están en la lucha – con los partidarios del general Younes jurando vengar su asesinato.

Estos son los llamados “demócratas de Libia”, que estaban a punto de conseguir que Washington les diera el control de los $ 30 mil millones en activos libios congelados en los Estados Unidos? Estos grupos tan diferentes, evidentemente, van por caminos separados.

Sin embargo, los “rebeldes” con credenciales anti-democrática habían sido encubiertos por los medios de comunicación del sistema occidental, incluyendo el New York Times, CNN y la BBC. Estos medios de comunicación corporativos, animadores de la guerra de la OTAN, ignoran las decapitaciones de los libios negros y los trabajadores migrantes de otros países africanos, por los rebeldes, y la limpieza étnica de los libios negros en Misurata, según se informa en The Wall Street Journal el 21 de junio. Hay informes de fosas comunes que se están derribando en Benghazi, y  que no se mencionan en The Times, CNN o la BBC.

Pero la propaganda no puede cubrir tanto.

Irónicamente, el asesinato del general Younes se produjo el mismo día después de que el Reino Unido había tontamente “reconocido” a estos asesinos de los libios negros como los “legítimos” representantes de todos los libios. A la decisión del Reino Unido le siguieron de igual manera Francia, Italia y los Estados Unidos.
Sin importar que la mayoría de los libios, que viven en la parte occidental del país, incluidos los 1,5 millones que viven en Trípoli, no dieron ninguna evidencia de querer que los “rebeldes” del Sarkozy  prevalecieran. Por el contrario, más de un millón de libios protestaron en Trípoli contra los “rebeldes” de Sarkozy  y apoyar al gobierno.

Podría ser una lección que deberían tomar los líderes británicos aquí, de la violencia en las calles de Londres, una historia con moraleja contra la intromisión descarada en los asuntos de otros Estados soberanos.

Imagínese, si Libia se encontrara ahora en condiciones de dar armas a los “rebeldes” en Londres; Francia, violado la resolución 1970 de las Naciones Unidas, dio armas por vía aérea en el oeste de Libia para aumentar el derramamiento de sangre.

Imagínese, si Libia estuviera en condiciones de enviar instructores militares al Reino Unido, para enseñar a los “rebeldes” en Londres; Francia y Gran Bretaña enviaron a decenas de “asesores” militares a Benghazi para entrenar a los “rebeldes” de Sarkozy.

Imagínese, si Libia estuviera en condiciones de dar refugio a los “líderes rebeldes” de Londres e invitar a otros países para crear un “Grupo de Contacto”, que se reuniera de manera regular, para controlar el progreso de la “rebelión” de Londres, y se comprometiera a financiarlos.

Imagínese, si Libia estuviera en condiciones de obtener apoyo de la Unión Africana con aviones de combate para crear una fuerza de la UA que empezar a bombardear Londres, y el número 10 de Downing Street, (sede del gobierno) con el fin de “proteger a los ciudadanos británicos” mediante el uso de “todos los medios necesarios” autorizados por la Unión Africana

Imagínese si llegaran a Londres hordas de periodistas de todo el mundo para apoyar a los “rebeldes”,  dando noticias parciales en favor de la posición de los “rebeldes”, mientras ridiculizaran o pusieran en duda las declaraciones oficiales procedentes de Reino Unido y Londres, incluyendo al primer ministro, David Cameron, y los funcionarios de la Policía.

Las lecciones van más allá de Londres.

Las economías de los Estados Unidos y Europa Occidental tendrán que enfrentar los problemas financieros y la inestabilidad del mercado por un largo tiempo, algunos países nunca recuperarán su posición en la economía mundial. Junto con los recortes masivos en los servicios públicos – incluyendo a las fuerzas de policía – y los recortes en programas sociales y de bienestar, para hacer frente a los déficits presupuestarios, no deberían promover más trastornos sociales.

Bajo estos escenarios – y Londres es sólo el principio – es absurdo que la OTAN continúe bombardeando Libia en nombre de un colapso de la “rebelión”, mientras que las calles de un país miembro de la OTAN, y posiblemente en otros, son consumidas por el fuego.

El plan de la Unión Africana ofrece una resolución pacífica al conflicto Libia.



¿Quién presentará querella contra Cameron?

Civiles Británicos por la Paz en Libia vuelven sobre el terreno en busca de hechos, verdad y  justicia.

Durante las últimas seis semanas estos  hombres y mujeres de buena voluntad del Reino Unido han seguido de cerca el conflicto interno libio y los bombardeos de la OTAN.

Según Dale Roberts, representante de Civiles Británicos por la Paz, se trata de ¨un grupo de civiles británicos preocupados por el conflicto en Libia y,  particularmente,  por cómo los medios de comunicación no están diciendo la verdad a las personas en Gran Bretaña, ni al resto de los países europeos y norteamericanos.¨

Por ello  la organización no gubernamental británica ha recomendado ya que una comisión internacional de expertos visite el país norafricano, para verificar in situ las causas y consecuencias del conflicto interno libio.

¨En nuestra primera misión, nos dice Dale Roberts,  descubrimos un gran número de verdades que los medios han estado ocultando sobre los eventos en Libia.¨

¨Una de las primeras cosas que descubrimos, enfatiza el pacifista británico,  fue  que las razones por las cuales las Naciones Unidas llegaron a la resolución  1973, donde se señala al gobierno de Libia como responsable de ataques a civiles desarmados y bombardeos en Trípoli,  son totalmente falsas¨

Estos pacifistas no encontraron  evidencias o testimonios  de los bombardeos del gobierno en las tres regiones de Trípoli u otras ciudades citadas en la Resolución de la ONU, argumento principal para justificar la intervención luego de la OTAN.

¨Visitamos estas áreas, hemos entrevistado a residentes de estas áreas y está muy claro que estas áreas no fueron bombardeadas. Es otra guerra que los poderes occidentales realizan contra un país en desarrollo¨; denuncia Roberts.

Inconformes ante la ausencia de una indagación independiente por parte de actores imparciales, creíbles y con reconocimiento internacional, Civiles Británicos por la Paz en Libia decidió enviar una segunda misión de observadores.

Ahora trabajan con una Comisión Internacional no gubernamental de estudio del conflicto, dedicada a recibir  personalidades, activistas,  investigadores, abogados, periodistas independientes y organizaciones de derechos humanos interesadas en estudiar, analizar y mostrar lo que ocurre en Libia.

Dale  Roberts  cree que ¨una gran parte de la opinión pública en los países europeos,  incluso  en  Gran Bretaña, está en contra de esta guerra, iniciada con premura sin ningún debate ni referencia en el parlamento británico¨.

Pero cada vez  surgen nuevas denuncias de que a  esa opinión pública se  le oculta o tergiversa  la información sobre Libia, sobre todo aquellas relacionadas con víctimas civiles.
Según autoridades libias la guerra ¨humanitaria¨ desatada contra  su país ha causado ya unos 718  muertos y más de tres mil heridos.

¨En nuestras misiones uno y dos, recuerda Dale Roberts,  hemos visto y atestiguado el efecto de los bombardeos a hospitales, escuelas, infraestructura y áreas civiles, y no sólo bombardeos a las tropas consideradas por las Naciones Unidas como una amenaza a civiles desarmados, lo que es una gran mentira.¨

¨Los rebeldes no están desarmados, por el contrario están muy bien apertrechados, tanto  es así que se consideran un ejército.¨

También  para romper el ¨muro de silencio¨ sobre  estos crímenes, dos prominentes abogados franceses investigan y documentan   ¨crímenes contra la humanidad¨, para  interponer una  demanda de las familias de las víctimas  contra el Presidente Nicolás Sarkozy, cuyo estado lidera hoy las operaciones militares contra Libia.

Para Dale Roberts, una iniciativa similar  en el Reino Unido ¨sería  un poco más difícil  ya que el sistema jurídico británico mantiene estrechas relaciones con el gobierno británico.¨

Sin embargo, el representante de Civiles Británicos por la Paz, concluye que ¨el gobierno británico debe entender que ir a la guerra contra un país soberano sin ninguna justificación legal es un crimen. Un gran número de civiles han muerto como consecuencia de los bombardeos y la intervención y todos los gobiernos deberían rendir cuentas por esto¨

¨Si existe un abogado o un sistema judicial capaz de hacerlo en Gran Bretaña es otra pregunta¨



No hay comentarios:

Publicar un comentario

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...