viernes, 30 de septiembre de 2011

LIBIA RECORDANDO A IRAK UN MILLÓN DE MUERTOS DESPUÉS


LIBIA RECORDANDO A IRAK
UN MILLÓN DE MUERTOS DESPUÉS

La primera arremetida genocida contra Irak

Todavía recordamos las imágenes difundidas por CNN, Euronews y todas las fábricas de mentiras: una de las mentiras más gruesas fue la de la falsa "enfermera kuwaití" contando cómo las tropas irakíes habían llegado al hospital en el que supuestamente ella trabajaba, y habían asesinado a decenas de bebés:  “Ellos sacaron a los bebés de las incubadoras, rompieron las incubadoras, y dejaron a los bebés morir sobre el piso frío”... (1)  Este "testimonio" fue para justificar la primera invasión de Irak. Pero la llamada enfermera no era tal: era la hija del embajador de Kuwait en Washington, Saud Nasir al-Sabah, Nayirah al-Sabah, que se había prestado a un trabajo de manipulación del gobierno de Bush para llevar a cabo una propaganda masiva para apoyar la guerra en Irak.  Se supo que Nayirah  no fue testigo de nada en Kuwait: estaba en Estados Unidos en esas fechas, tampoco era enfermera y la clínica que mencionaba como lugar del infanticidio, tampoco existía. 

   La segunda arremetida contra Irak y la mentira de las armas de destrucción masiva

 La segunda invasión contra Irak fue justificada con otra mentira gruesa: las armas de destrucción masiva. La mentira de las “armas de destrucción masiva” fue llevada a cabo pese al desmentido de algunos científicos observadores como David Kelly que misteriosamente “se suicidó” en vísperas de una conferencia de prensa, el 17 de julio de 2003 (2). Kelly pretendía divulgar que el informe de enero de 2002 en el que los servicios secretos británicos atestiguaban que Irak disponía de armas de destrucción masiva no fue más que un truco del equipo del primer ministro británico para proporcionar al propio Blair una justificación para invadir Irak. Finalmente resultó que las armas iraquíes de destrucción masiva no existían y que el doctor Kelly, así como el gobierno irakí, decían la verdad. La Invasión de Irak ha costado más de un millón de muertos, dejando al pueblo irakí en la ruina, con los sistemas de aguas y sanidad destruidos: empobrecido hasta la médula, mientras las multinacionales saquean el petróleo a diario. Irak aún vive bajo ocupación estadounidense: campean los ocupantes con sus bases militares y mantienen un gobierno manifiestamente articulado por la mano estadounidense. El pueblo irakí tiene que afrontar el aumento exponencial de la leucemia y las malformaciones genéticas debidas al uranio empobrecido usado por los invasores en las toneladas de bombas y misiles con que destruyeron Irak.

 Por otro lado los más de 400.000 documentos desclasificados del Propio Pentágono ilustran acerca de las prácticas de tortura del ejército estadounidense: asesinatos de civiles, mutilaciones, torturas, violaciones sexuales reseñadas. Carlos Fazio señala acerca de las revelaciones de dichos documentos que: “Estamos hablando de que desde el 2001, desde las Torres Gemelas,  Estados Unidos se convirtió en un Estado terrorista que practica a escala mundial lo que desde los años sesenta se practica en América Latina pero utilizando a los ejércitos locales como ejércitos de ocupación en sus propios países. Estados Unidos les hacía practicar la tortura de manera sistemática, e introdujo escuadrones de la muerte. Todo esto aparece en Irak y en Afganistán. Tenemos que recordar que lo que se puso y se pone en práctica en Afganistán y en Irak antes se experimentó en Colombia. Colombia en los últimos 15 años ha sido el laboratorio de esta guerra sucia, de esta guerra asimétrica del Pentágono. Y estas revelaciones acera de la práctica sistemática de la tortura, de las ejecuciones sumarias, también hablan del mercenarismo (paramilitarismo), hablan de la empresa Black Water que son contratistas de seguridad privada que han ametrallado población civil y ejecutado a varios civiles. (…) Esto es lo que se practica en Colombia y es lo que se está practicando en la actualidad en México con el apoyo del Pentágono(3).

 Ahora los paladines de los “bombardeos humanitarios” repiten la misma operación criminal contra el pueblo Libio: bombardeos, mercenarios, mentiras.

NOTAS:
  
 *El presente texto forma parte de “Las notas de Azalea”, que son apartes de sus textos largos. Es un aparte del texto “Libia invasión para el saqueo: con bombardeos y uranio humanitario” de Azalea Robles

Sirte Asediado por las Bombas de la OTAN

"No hay agua, no hay medicinas, la gente huye al desierto"



No hay comentarios:

Publicar un comentario

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...