domingo, 4 de septiembre de 2011

Trípoli la caza de los negros, acusados indiscriminadamente de "gadafistas"


CNT: "No son libios. Son negros. Los negros son del Sur. Libia es para los blancos"

Empieza en Trípoli la caza de los negros,
acusados indiscriminadamente de "gadafistas".

Se llevan a los negros de la medina de  Trípoli. Hay medio millar encerrados en un centro deportivo cerca del muelle. Unos son libios de toda la vida, otros llevan años viviendo aquí, otros mucho menos. Todos son sospechosos de haber luchado por  Gadafi  y a todos se los califica, de entrada, de mercenarios. Los han ido a buscar casa por casa en los cuatro últimos días. No ha sido difícil. Trípoli es una ciudad de esas donde más o menos todo el mundo se conoce; la decrépita medina, cubierta de basura frente al mar, es pequeña.
Casi un centenar van a ser llevados en un par de furgones policiales enormes a la prisión de Eshdeida. El africanismo del coronel Gadafi sale por la puerta de la prisión improvisada para que la cuerda de presos, en pequeños grupos, pise su retrato, impreso en una alfombra.

Gadafi acogió durante años a cientos de miles de trabajadores inmigrantes  subsaharianos, hizo con ellos de policía para la UE, al impedir que salieran las pateras según el programa Frontex, por el que cobró millones de euros. Iniciada la guerra, los reclutó con dinero y promesas y los utilizó como carne de cañón. Otros africanos fueron contratados como mercenarios. Todos ellos son ahora la misma cosa. Aunque pueden verse a veces milicianos negros entre los rebeldes y algunos libios también negros dicen que no han tenido problemas en estos meses, los inmigrantes que no huyeron del país en febrero temen por sus vidas. Probablemente no hay subsaharianos más despreciados en toda África que los que se encuentran en Trípoli.
Una decena de mujeres con sus hijos espera a la puerta de la prisión. Primero son amenazadas por milicianos que no paran de montar sus armas porque el primer grupo de prisioneros va a salir. La presencia de periodistas hace enseguida que cambien de actitud. Se limitan a decir a las mujeres que no hablen. Ellas imploran a todos y cada uno de los shabab, a sus oficiales... Quieren ver a sus hombres, les han traído ropa. La mujer de Abdalah Salim dice que se lo llevaron hace dos días de su casa.

La mujer de Abdalah al Hadi Alali, con tres hijos pequeños, dice que son de Chad y han vivido diez años en la medina de trabajos varios en el zoco. Una joven se abalanza sobre la puerta trasera del furgón, que se cierra. Cae al instante, desvanecida, y es reanimada por los periodistas. Como la situación se desmadra, los mismos milicianos que minutos antes acusaban a sus maridos ahora tratan de calmar a las mujeres, pero por otro lado dicen:  "Estos estaban aquí para degollar a los libios". Los niños lloran.

Un oficial, un hombre de algo más de cuarenta años que se presenta como "del CNT" –y en otros términos, como capitán del comité militar de la medina– dice que los detenidos van a tener todas las garantías, abogados, etcétera y que se los llevan "sólo para interrogarlos". "De hecho –añade–, les estamos salvando la vida, porque ahora hay venganzas".

Este oficial, Salim Eisaleh, exhibe dos cartillas militares cuyas fotos no se corresponden con los hombres que se está llevando en el furgón, y una tarjeta del Comité de Sanidad de Chad. No les han encontrado armas. "Las tienen escondidas, es muy complicado en la medina –dice–. Sólo buscamos a los mercenarios".
–Pero aquí muchos son libios.

–No. Son negros. Los negros son del sur. Aquí en la costa somos mediterráneos. Libia es para los blancos.
Salim Eisaleh no puede evitar decir lo que piensa.

Una declaración emitida ayer por el Consejo Nacional de Transición en Bengasi apuntaba las líneas generales de lo que debe ser la nueva Libia. Se trata de una "declaración de liberación" aún en borrador que señala lo siguiente: Libia será un Estado democrático y plural, su religión será el islam y la charia –la ley islámica– será la fuente de toda ley. A continuación, señala que los derechos de las minorías y la libertad religiosa serán respetadas. De momento, esto no es así. Amnistía Internacional ha denunciado todo tipo de  abusos contra los subsaharianos  y Human Rights Watch tiene constancia de algunos homicidios en Bengasi, en plena calle.

Está por ver qué clase de interpretación de la charia puede acabar imponiéndose en Libia, si la que rige en los países musulmanes moderados o la integrista de estilo saudí (los libios pertenecen a una rama suní mayoritaria).

Al principio del conflicto, líderes religiosos de Bengasi manifestaban una voluntad moderada. En Trípoli hay quien desearía un Estado democrático "bajo algunos principios del islam", y hay quien teme que los combatientes integristas y sus líderes exijan su parte del pastel. El nombramiento como policía de Trípoli del coronel Mahmud Sharif, que procede del Grupo Islámico Combatiente Libio, levanta ampollas.

El resto de la declaración de Bengasi es un programa tan detallado como apresurado en sus ambiciones. Elecciones en 18 meses y, entretanto, un gobierno de transición en 30 días y una conferencia nacional en 90 días, que tendrá un mes para nombrar un gobierno interino y un primer ministro. La conferencia nombrará asimismo una comisión que elabore un borrador de Constitución en el plazo de dos meses desde su primera reunión.

Más información:























No hay comentarios:

Publicar un comentario

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...